Tarot arcane 18

XVIII - La Lune (La Luna)

Entre sus significados generales hay una advertencia de posibles peligros e injurias. Esto puede incluso interferir en nuestros sueños y transformarlos en pesadillas.


  • hoteles fin de ano valencia.
  • Suscríbete al Newsletter?
  • Arcano 18 La Luna.
  • speed dating galicia.

Lo inseguro se vuelve netamente negativo. En la familia, es augurio de traiciones y conflictos. Para la salud, es señal de posibles problemas renales y de pérdida de energía.

Se la relaciona con la profesión de cantante, actriz, bailarina. En este caso de las posibilidades con las que nos topamos a diario pero donde no sabemos cual elegir. La Luna se muestra como en eclipse con el sol blanco , símbolo de la sabiduría milenaria y de civilizaciones antiguas.

El camino negativo y el bueno que se nos pone frente a frente. Los perros ladrando hacia la luna como muestra como los deseos naturales del hombre se orientan hacia el cumplimiento de los deseos. La Luna muestra la intuición inherente en todos los seres humanos, cualidad presente sobre todo en las mujeres, de allí el rostro femenino que se muestra sobre el astro de la noche.

© Les Voix du Tarot - "Bercement de lune" - Arcane 18

También se interpreta como la experimentación de nuevos rumbos pero dirigidos hacia una labor complicada. La luna se muestra altamente potente, en cuanto a su esplendor y su intensidad, recordar también que la luna viene asociada a lo oculto, a lo misterioso y a lo oscuro, simboliza la noche, la oscuridad, frente a la luminosidad solar.

Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

En principio se pueden interpretar a los dos perros lanzando sus ladridos de mal augurio o en presagio de la propia muerte o alguna desgracia próxima. El estanque viene a simbolizar lo aparente en su superficie, pero también lo oculto en toda su profundidad y su extensión. El cangrejo también, es un elemento negativo, ya que en vez de avanzar, retrocede. En esta carta existe un dualidad constante negativa, una tensión entre lo oscuro y la luz, entre impulsos marcados por una valentía ladrar a lo desconocido, por ejemplo y por un miedo, por un avanzar y por un retroceder.